literatura-escritores-chile

Chile, desde siempre ha contado con una excelente producción en materia literaria, su desarrollo ha sido tal, que en la actualidad se considera a esta vertiente de la cultura como una de las más abundantes del continente americano, pasando incluso por encima de países como México y Colombia, entre otros que también han destacado con el devenir del tiempo.

Los orígenes de la literatura austral están sustentados en los tiempo de la conquista allá por los años del siglo XVI, esto debido a que con la llegada de los colonos, vivieron algunos soldados con funciones de cronistas, quienes tenían la función de dejar constancia de manera escrita de la labores que en esos momento se ejecutaban. 

Por tanto, ese registro hizo destacar a algunos de los escribientes designados, como es el caso de Alonso de Ercilla, quien a través de su destacada pluma  narraba a manera de poseía épica las luchas que se presenciaban entre los indígenas o nativos Mapuches y los colonizadores, los primeros defendiendo la tierra y los otros en procura de tenerla.

A través de esta poesía épica de Alonso de Ercilla, se conocieron sucesos como los vividos en la conocida Guerra de Arauco y así otros episodios violentos que se escenificaron en el Chile de ese entonces, lo cual trajo como consecuencia mucha muerte y destrucción, pero dejó marcado el inicio de la literatura de esa nación.  

Con el paso de los años la literatura chilena se fue robusteciendo 

Con el nacimiento de Pedro de Oña el primer poeta épico chileno, la literatura en este país fue tomando cuerpo, luego surgen con el tiempo, específicamente en el siglo XVII, otros poetas como Diego Arias de Saavedra, cuyo trabajo literario fue concebida para los lectores europeos, más concretamente 

De este modo, con el devenir de los años y con ellos la consolidación de la poesía de Chile, comienzan a resaltar otros nombres de importancia capital para esta vertiente cultural, tales como  Diego de Rosales, Francisco Núñez, Juan Ignacio  Molina, Alonso de Góngora, entre otros muchos que dieron forma, base y sustento a lo que hoy se conoce de la literatura del país austral. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *