Cuando nos mudamos a un sitio más pequeño al que teníamos habitualmente, generalmente nos complicamos pues se nos agotan las ideas a la hora de acondicionar los espacios y en encontrar la funcionalidad de estos, así como la ubicación de nuestros muebles, en por ejemplo una sala pequeña.

Por tanto entendiendo que este tipo de situaciones se viven cada vez más en nuestro mundo actual hemos querido presentar algunas maneras de cómo decorar una sala pequeña o en su defecto hacer ver este lugar tan fundamental de nuestra casa más acogedor, cómodo y agradable.

Algunos trucos para lograr el objetivo

Los primeros pasos que se tiene que dar para encontrar el camino hacia una sala diferente,  y en espacios reducidos están relacionados con las dimensiones de los muebles, al respecto tenemos que decir que los mismos deben tener un tamaño proporcional al lugar donde estarán dispuestos.

De igual forma, debes tener claro que los accesorios en una sala con dimensiones reducidas, deben ser también muy pocos, con unas plantas  una mesa de centro pequeña y algunos muebles modulares hechos a la medida, podrían ser elementos suficientes para conseguir el propósito.

Uno de los trucos que dan mayor funcionamiento para dar la sensación de amplitud, sin que se pierda el objetivo del confort y la comodidad, tiene que ver con el uso de los colores claros en paredes específicas, sobre todo en aquellas que la luz del sol le llega con mayor frecuencia.

Otro elemento a considerar es la disposición de la luz artificial, la cual debe ser en gran parte abundante, esto tratando siempre de que no se rompa la armonía; a esto se puede sumar la posibilidad de jugar con los espacios abiertos hacia la cocina o el comedor, pudiendo integrarlos con tan solo un cambio de ambiente que identifique cada área, sin necesidad de divisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *