Las etapas de desarrollo del ser humano, desde el punto de vista de su formación corporal y de salud, son realmente complejas, cada una de ellas tiene condiciones particulares las cuales le dan esa condición, pero todas tienen un punto de encuentro y está relacionado sin discusión en la alimentación.

En el período de recién nacido, su avance saludable depende en un  100% de la lactancia materna, por consiguiente su progenitora es quien debe tener sumo cuidado en lo que ingiere para de ese modo otorgarle al bebé a través de la leche los nutrientes necesarios para su sano desarrollo. 

En el caso de la niñez, es importante un esmerado empeño en generar un proceso alimenticio que contribuya con el crecimiento, no solo corporal sino inclusive que esta, afecte positivamente el desarrollo y estilo de la intelectualidad del niño entre otros aspectos de carácter físico y motriz.

Alimentación en adolescentes  

Si bien es cierto que cada paso en el desarrollo de la vida son de vital atención, sin duda que en el caso de la adolescencia, es el momento de mayor concentración en ese sentido, motivo a los múltiples cambios que vive el niño en ese momento de su vida, los cuales van desde las transformaciones más evidentes como los corporales; valga decir, internos y externos, como aquellos que tienen que ver con su desenvolvimiento en lo social y en  lo psicológico.

De tal manera que las necesidades y requerimientos nutricionales en el adolescente  son mayores en el entendido que influyen decididamente en el crecimiento, y por supuesto en lo que tiene que ver con el proceso de maduración sexual que se experimenta en esta etapa de la vida en el ser humano.

La alimentación debe influir de marcada manera en su conformación corporal, por ello debe ser rica en proteínas, con la finalidad de estas permitan sintetizar los tejidos y estructuras del organismo; del mismo modo, debe contar con las vitaminas necesarias para que los procesos metabólicos se efectúen con normalidad los cuales son muy inquietos durante la adolescencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *